Diferencias entre Divorcio y Separación

Encontramos mucha confusión entre estos dos conceptos y creemos que llega el momento de explicar en qué se diferencian ambas figuras jurídicas. Sigue leyendo y esperamos que se despejen definitivamente todas las dudas al respecto.

La diferencia más importante es que el divorcio acaba y liquida el matrimonio, es decir después de un divorcio, ya sea de mutuo acuerdo o contencioso, la pareja ya no sigue casada. La consecuencia principal es pues que con una separación los miembros de la pareja no se pueden volver a casa con sus nuevas parejas, con lo cual deberán divorciarse si desean rehacer su vida con otras personas.

La gente nos pregunta si es indispensable estar separados antes de iniciar un divorcio y la respuesta es que no. Antes del 205 sí que era obligatorio este paso previo y de ahí la confusión generalizada, pero actualmente podemos iniciar los trámites de un divorcio directamente sin perder el tiempo en otro procedimiento como es el de separación. Esto hace que la institución de la separación no se use actualmente ya que poca gente que ha roto su vínculo afectivo con su pareja no quiere disolver el matrimonio y empezar una nueva vida. Solo tiene algo de sentido en aquellos casos en que la pareja desea darse un tiempo para reflexionar, quieren una separación ordenada con respecto a los hijos y no quieren aún disolver el matrimonio. En el caso de existir una reconciliación, se debe comunicar al juzgado para que deje sin efectos la separación judicial y tenga efectos contra terceros.

En ambos casos, se deberá elaborar una convenio regulador conteniendo los mismos extremos: Régimen de guarda y custodia, régimen de visitas, pensión de alimentos, etc..

Tanto la sentencia de divorcio como la de separación son susceptibles de ser modificadas si existe una modificación sustancial de las circunstancias que se dieron en el momento de su firma. Si hemos optado por la separación, podemos aprovechar este procedimiento de modificación de medidas para solicitar al Juez el divorcio y por lo tanto la disolución del matrimonio.

Debemos tener en cuenta que iniciar un procedimiento de separación previo al de divorcio supone una duplicidad en los costes de tramitación ya que se deberá pagar dos veces al abogado y procurador, una por cada procedimiento.

Queremos advertir de un aspecto del que parece que muchos pasan desapercibido y es referente a la obligación de alimentos entre parientes, pues mientras haya una separación el matrimonio sigue existiendo y eso implica que cualquiera de los dos miembros de la pareja podría verse obligado a pagar una pensión  la otra parte si su economía fuera precaria, tengan o no hijos en común. Esto no ocurre con un divorcio, pues el matrimonio queda disuelto y con él cualquier obligación entre parientes que no esté contemplada en el convenio regulador, así que si en una situación de separación alguien se encuentra en la tesitura de tener que pagar a la otra parte alguna cantidad por su situación precaria y no quiere seguir obligado a ello, debe instar inmediatamente un procedimiento de divorcio.

En definitiva, en Divortium siempre vamos a aconsejar, salvo concurrencia de alguno de estos presupuestos excepcionales que hemos comentado ( parejas mayores, o posibilidad de reconciliación) que se utilice el procedimiento de divorcio, preferentemente el divorcio de mutuo acuerdo.

Si quieres comprobar lo fácil que es tramitar un divorcio de mutuo acuerdo de manera online con Divortium, no lo dudes y clicka sobre el botón empezar. Un formulario guiado te ayudará a aportarnos todos los datos que necesitamos y si lo deseas puedes guardar el formulario a medio hacer y seguir en otro momento. Además contarás, si así lo deseas, con el asesoramiento legal necesario de nuestro equipo de profesionales. ¡No lo dudes y empiece una nueva vida sin complicaciones!

Nuestra puntuación en eValor sello de confianza es 9.8/10 basado en 11 opiniones.

Abrir chat