Divorcio express en rebeldía

Introducción

Alguna vez nos ha pasado que un cliente nos ha comentado que se quiere divorciar de su pareja y que al no tener ni bienes ni hijos en común le gustaría poder tramitar un divorcio express, pero hay un problema: no sabe dónde vive su pareja. Esto se da en situaciones en las que hace años que la pareja se separó de hecho (es decir que cada uno se fue por su lado, pero no se llegó a judicializar este hecho) y que actualmente quieren rehacer su vida con otra persona y necesitan divorciarse.

Ya hemos visto en otras ocasiones cuáles son las ventajas de un divorcio express, e incluso consideramos que si no tienes ni hijos ni bienes en común con tu pareja, no tiene ningún sentido iniciar un divorcio contencioso con el coste que eso significa. Pero a pesar de todo, hay veces que no hay otra alternativa.

¿Qué alternativas tenemos?

Decimos que no tiene sentido iniciar un divorcio contencioso cuando no hay nada en común con la pareja, pero en este caso en concreto que estamos estudiando, no vamos a tener otro remedio que olvidarnos del divorcio express e iniciar un divorcio contencioso. No tiene ningún sentido si sabemos dónde está el demandado, pero si desconocemos su paradero, ésta va a ser la única vía que te queda para poder divorciarte.

Es así por cuanto en un divorcio express hay que firmar el Convenio y aportarlo a la demanda y posteriormente proceder a la ratificación del mismo en sede judicial. Estos pasos no se pueden dar si la parte contraria está desaparecida.

Con lo cual la única vía que nos queda es la del divorcio contencioso, cuyo objetivo va a ser o bien tratar de localizarla y que se persone en el procedimiento y seguramente poder convertir el divorcio contencioso en un divorcio de mutuo acuerdo (puesto que al no tener ni hijos ni bienes en común no hay nada sobre lo que discutir) o ante la imposibilidad de saber dónde reside esa persona, tratar de que se entienda por notificada a la otra parte, aunque no comparezca en el procedimiento (en cuyo caso se considerará que está en rebeldía), de esta manera el procedimiento seguirá su curso y el juez podrá emitir la correspondiente sentencia de divorcio.

¿Cómo se lleva a cabo el proceso?

Si no sabemos cuál es paradero de la otra parte, lo que se tiene que hacer es iniciar un procedimiento de divorcio contencioso y en el escrito de demanda indicar que no sabemos dónde reside la ex pareja que queremos notificar y que por lo tanto se proceda a la averiguación de domicilio de esta persona.

Esta demanda se va a presentar en el juzgado de primera instanci del lugar donde se encuentra el que fue el último domicilio conyugal o bien en el del lugar del domicilio del demandante.

Una vez admitida a trámite la demanda, el juez acordará que mediante la policía y el punto neutro judicial, se averigüe cuál es el domicilio actual de la parte demandada. Si consta un domicilio en las bases de datos se va a proceder a notificar la demanda ahí.

Pero puede ocurrir que en ese domicilio que se ha intentado notificar, no viva la persona que buscamos. En ese caso se procederá a una nueva averiguación de domicilio y ademá el juez nos va a requerir para que aportemos todos los domicilios que sepamos de esa persona por si durante la tramitación del procedimiento hemos podido recabar nuevos datos.

¿Y si no se localiza?

Claro, nos podemos encontrar ante la posibilidad de que a pesar de intentar notificar a la parte demandada en diferentes domicilios, no se pueda localizar. Quizá por no haber actualizado el padrón, o incluso porque quizá vive en el extranjero.

No nos pongamos nervioso porque hay solución: La citación por edictos. Esto significa que a pesar de todos los intentos y viendo que es imposible notificar la demanda a la otra parte, se va  a proceder a publicar un anuncio en un boletín oficial y en el tablón de anuncios del juzgado, en el que se cita a la otra parte a comparecer en el procedimiento de divorcio. Pasado el tiempo que tiene para contestar a la demanda, puesto que en el momento en que se publica el anuncio ya empieza a correr el plazo para ello, y siendo lo más probable que no se persone ni conteste nadie (la experiencia nos indica que una vez se hace la citación por edictos, nadie comparece, ya que nadie se lee los boletines oficiales), el procedimiento seguirá su curso. Es decir, se nos citará a una vista donde expondremos nuestra intención de disolver el matrimonio y finalmente el juez emitirá una sentencia.

Si tenemos suerte que finalmente la averiguación de domicilio surte efecto y se logra notificar a la otra parte, lo más probable es que finalmente acepte convertir el procedimiento en un divorcio de mutuo acuerdo, lo que acortará mucho los plazos de tramitación. De nuevo, no tendría sentido que sin hijos y sin propiedades en común, se proceda a discutir en un contencioso.

Así pues, el hecho de que el otro miembro de la pareja esté desaparecido o simplemente no sepamos en qué lugar reside en la actualidad por hacer tiempo que hemos perdido el contacto, no impide que finalmente el divorcio pueda llevarse a cabo.


Si lo prefieres también puedes contactar con nosotros mediante este formulario
Ver política de privacidad

Nuestra puntuación en eValor sello de confianza es 9.8/10 basado en 11 opiniones.

Abrir chat