¿Es posible el desistimiento en el divorcio de mutuo acuerdo?

1.- ¿Qué es el desistimiento?

El desistimiento es un figura jurídica incardinada en el artículo 20 de nuestra Ley Procesal. Básicamente consiste en que, una vez iniciado un procedimiento judicial, no deseamos continuar con la tramitación del mismo. Según el inciso segundo de dicho artículo 20, este desistimiento se podrá hacer antes de que el demandado sea emplazado para contestar a la demanda o citado para juicio, y también se podrá desistir en cualquier momento, siempre que el demandado esté en rebeldía.

Así, por lo tanto el desistimiento es un acto unilateral, realizado por una de las partes, en el que expresa su voluntad de no seguir con el procedimiento.

Para el caso que el mismo ya esté citado o emplazado para contestar a la demanda de divorcio, este desistimiento no será automático, como en el caso anterior, se le dará traslado al demandado para que este diga que opina sobre este desistimiento, que pondrá fin al procedimiento. Para el caso que el demandado se niegue al desistimiento, el Juez señalará si el juicio debe continuar o no.

No hemos de confundir entre renuncia y desistimiento, pues son dos figuras legales diferentes, y que tienen consecuencias diversas. Una de ellas es que mientras el desistimiento permite volver a interponer nueva demanda sobre el mismo hecho, la renuncia no lo permite, una vez hemos renunciado a un procedimiento, lo hemos hecho para siempre.

2.- El desistimiento en el divorcio de mutuo acuerdo.

Teniendo en cuenta que la tramitación de una demanda de divorcio de mutuo acuerdo se sustenta, básicamente, en el acuerdo de voluntades de los todavía cónyuges, es lógico pensar que el frenar el procedimiento también debe estar dentro de las posibilidades de los dos cónyuges, si están de acuerdo en ello. Al contrario que en la mayoría de procedimientos, en los que el desistimiento es un acto unilateral, en el divorcio de mutuo acuerdo es un acto consensuado por los dos intervinientes.

Distinguiremos diversos momentos procesales para desistir y cómo habremos de actuar en cada uno de ellos.

En primer lugar, desistir del procedimiento cuando se ha interpuesto la demanda pero todavía no se ha procedido a admitirla a trámite por el Juzgado correspondiente. La admisión a trámite consiste en una verificación por parte del Letrado de la Administración de Justicia ( la figura que antes se llamaba Secretario Judicial) que la demanda cumple todos los requisitos legales. En este caso, simplemente es retirar la demanda, avisar al procurador que la ha interpuesto para que la retire puesto que el órgano judicial todavía no ha intervenido en nada.

Desistir en el caso que el Letrado de la Administración de Justicia haya realizado ya la admisión a trámite requerirá la realización de un escrito por parte del Letrado que dirija el procedimiento y firmado por el procurador en el que se solicita este desistimiento y archivo del procedimiento. No regula nada al respecto la ley, pero algún juzgado puede solicitar, ya en este momento, que los cónyuges hagan una comparecencia en el juzgado ratificando su deseo de terminar con el procedimiento.

En el caso que se quiera hacer el desistimiento una vez ya se ha realizado el “ apud acta” que es el otorgamiento de poderes al procurador y se haya procedido a ratificar judicialmente el contenido del convenio regulador, lo que debe de hacerse es un escrito solicitando el desistimiento y luego una comparecencia por parte de los cónyuges. Así en el caso anterior hemos dicho que, normalmente, bastaría con un escrito, pero dependiendo de cada juzgado, igual nos harán hacer una comparecencia de ambos cónyuges. En este caso, habremos de hacer seguro las dos cosas, primero escrito y después comparecencia.

Una vez hecho lo anterior se emitirá por el juzgado un Decreto en el que se tendrá por terminado el procedimiento, siempre con la posibilidad de volver a iniciar un procedimiento con el mismo objeto cuando las partes quieran.

De cualquier modo, si ambos cónyuges están de acuerdo en desistir de la demanda, deben hacerlo antes que recaiga sentencia, pues a partir de este momento se tendrá por disuelto el vínculo conyugal y no se podrá desistir. En todo caso, una vez ya ha salido Sentencia, si quisieran tener la condición de marido y mujer de nuevo deberían volver a contraer matrimonio.

3.- ¿Es lo mismo el desistimiento que la reconciliación?

Si bien cada vez es menos usual, antes de divorciarse y terminar así, de esta manera, con el vínculo conyugal, lo cierto es que uno se puede separar judicialmente. Esta separación judicial no extingue el vínculo conyugal.

Así la reconciliación se produce cuando por voluntad de los cónyuges y mediando una sentencia de separación estos quieren volver a dar plena vigencia al matrimonio. Presentarán un escrito en este sentido ante el Juzgado que tramitó el procedimiento de divorcio en el que solicitarán la reconciliación y el matrimonio volverá a tener todos sus efectos normales.

Por lo tanto el desistimiento se da durante la tramitación de un procedimiento de divorcio ( también podría darse un desistimiento durante un procedimiento de separación de mutuo acuerdo, claro está), mientras que la reconciliación se produce, por la voluntad de los todavía cónyuges, cuando este procedimiento ya se ha acabado, y nunca en los procedimientos de divorcio, siempre debe ser en los procedimientos de separación.

4.- Conclusión

En resumidas cuentas, mediante la voluntad de los cónyuges se puede interrumpir la tramitación de un procedimiento de divorcio de mutuo acuerdo, siempre antes que salga Sentencia, puesto que en dicho caso, el vínculo matrimonial ya estará extinguido y se deberán volver a casar si quieren volver a tenerlo. La forma de hacer este desistimiento, depende de la fase del procedimiento, y será mediante escrito o mediante escrito y comparecencia de los interesados.

Nuestra puntuación en eValor sello de confianza es 9.8/10 basado en 11 opiniones.

Abrir chat