633378095 (Disponemos de whatsapp)

Comparte!

Cada vez está más extendida la idea de establecer una guarda y custodia compartida, pero la mayoría nos preguntáis en qué consiste exactamente y cómo se articula esta guarda y custodia compartida.

En primer lugar, deciros que en Catalunya, los Jueces establecen que la guarda y custodia compartida será prioritaria sobre la guarda y custodia monoparental, siempre que no existan elementos que dificulten el ejercicio compartido de este régimen.

La guarda y custodia compartida no es más que un régimen mediante el cual ambos progenitores disfrutan del cuidado directo del niño por igual. Los jueces consideran que con este tipo de custodia ambos progenitores parten de un plano de igualdad jurídica, tanto en derechos como en obligaciones. Además supone una situación más normalizadora para los menores, pues pasan el mismo tiempo con un progenitor y otro, sin necesidad de que estos tengan que vivir juntos.

Dos formas básicas de regular

Existen dos formas básicas de regular la guarda y custodia compartida. Por un lado, el menor vive cada cierto tiempo en casa de uno u otro progenitor en función de los pactos establecidos en el convenio. Por otro, encontramos lo que se suele llamar la casa nido, donde el menor vive permanentemente y son los progenitores los que se mudan con la periodicidad pactada. En cuanto a la periodicidad se estará a lo que se pacte, pero lo habitual es que el menor esté una semana con cada progenitor, pero puede llegar a pactarse una periodicidad quincenal o incluso mensual si así es el deseo de los progenitores, por motivos laborales por ejemplo.

Distribución de gastos

Gastos ordinarios

En cuanto a la distribución de gastos ordinarios, cada progenitor deberá mantener al menor mientras ostente su cuidado. Así pues podemos decir que la norma general es que no se establezca pensión de alimentos, pero como en todo, existen excepciones: Y es que para el caso de existir un desequilibrio económico entre ambos cónyuges o no tener ingreso alguno de los cónyuges, sí podría llegar a establecerse dicha pensión de alimentos.

Gastos extraordinarios

Respecto a los gastos extraordinarios, deberán ser repartidos a mitades, como ocurre también con un régimen de guarda y custodia monoparental. Eso sí, si el gasto en concreto no ha sido consensuado con la otra parte, deberá ser sufragado por quien ha originado el gasto. Esto ocurre por ejemplo, cuando uno de los progenitores decide cambiar al menor de un colegio público a uno privado y el otro progenitor no puede hacer frente a ese sobrecoste, que deberá ser satisfecho por el cónyuge que ha realizado el cambio.

Como siempre si necesitáis asesoramiento, no dudéis en contactar con nosotros. Somos abogados especialistas en divorcios de mutuo acuerdo de Barcelona, pero os podemos atender telefónicamente, por mail o por videoconferencia si vivís en cualquier otra ciudad. ¡Simplemente rellena el formulario y empezamos los trámites!