633 378 095 disponemos de whatsapp

Cada vez es más habitual, siendo en Catalunya preferente, la atribución de una guarda y custodia compartida para el cuidado de los hijos menores de edad. Aun así hay personas reacias a ella, incluso que ni se plantean dicha posibilidad. Seguramente, esta situación se da por ignorancia de lo que la guarda y custodia compartida significa, así que vamos a tratar de despejar todas las dudas que puedas tener.

Mientras que en la guarda y custodia exclusiva el cuidado diario de los menores recae en un solo miembro de la pareja, en la guarda y custodia compartida este hecho recae en ambos progenitores. Esto significa que en un régimen de guarda y custodia exclusiva se establecerá un régimen de visitas para el progenitor no custodio, que habitualmente consiste en fines de semana alternos, mientras que en una guarda y custodia compartida no es necesario regular este régimen de visitas ya que ambos progenitores disfrutan de los menores por igual.

Si la relación entre ambos progenitores no está muy deteriorada o incluso es muy cordial, no vemos porqué no debe ser prioritario este régimen en beneficio de los menores, que son los que más sufren las consecuencias de un divorcio. De hecho cada vez son más los jueces que dan preferencia a la guarda y custodia compartida.

La mayoría de las dudas surgen sobre cómo debe llevarse a cabo esta guarda y custodia y seguro que te estarás preguntando de qué manera se regulan los intercambios y los días que debes estar con tus hijos. Pues bien, la custodia compartida se puede llevar a cabo de diversas maneras: La primera de ellas es lo que se llama la casa nido, en la que son los padres los que se mudan cada cierto tiempo y los niños siempre están en la misma casa. Esta opción sería la más pacífica para los menores, pues no deben cambiar regularmente de domicilio, pero es la más cara para los progenitores, pues cada uno de ellos debe tener una vivienda alternativa donde vivir mientras no están con los menores. La segunda y más habitual es la que los niños se mudan a casa de cada uno de los progenitores durante el tiempo pactado en el convenio regulador, o el establecido en sentencia si ha sido un divorcio contencioso. Los tiempos de estancia con cada uno de los progenitores van desde una semana con cada uno, a una quincena o incluso un mes, siendo la primera opción la más habitual.

Aunque hemos dicho que la guarda y custodia en Catalunya es preferente, no significa que se vaya a establecer automáticamente por los jueces en el caso de un divorcio contencioso. Debemos atenernos a lo establecido por el art. 233-11 del Código Civil Catalán que establece los requisitos que se deben cumplir para establecer una guarda y custodia compartida. Éstos son:

Requisitos que se deben cumplir para establecer una guarda y custodia compartida

  • La vinculación afectiva entre los hijos y cada uno de los progenitores, y como las relaciones con las demás personas que conviven en los respectivos hogares.
  • La aptitud de los progenitores para garantizar el bienestar de los hijos y la posibilidad de procurarles un entorno adecuado, según su edad.
  • La actitud de cada uno de los progenitores para cooperar con el otro a fin de asegurar máxima estabilidad a los hijos.
  • El tiempo que cada uno de los progenitores había dedicado a la atención de lso hijos antes de la ruptura y las tareas que efectivamente ejercía para procurarles el bienestar.
  • La opinión expresada por los hijos.
  • Los acuerdos en previsión de la ruptura o adoptados fuera de convenio antes de iniciarse el procedimiento.
  • La situación de los domicilios de los progenitores y los horarios y actividades de los hijos y de los progenitores.

Siendo ésta la regulación catalana, nada impide que sirva de guía para las demás comunidades autónomas. Y más todavía si estamos ante un divorcio de mutuo acuerdo. ¿Qué impide que establezcáis una guarda y custodia compartida si no os lleváis mal a pesar de todo y sois conscientes que antes que vuestros intereses están los de vuestros hijos? Al final hay que regirse por el sentido común, aparcar las diferencias y darse cuenta que el interés más vulnerable en estas situaciones siempre es el de los menores, muy por encima de los vuestros y así lo entiende también la ley y los jueces.

Desde Divortium te animamos a que antes de pactar cualquier otro aspecto de tu divorcio, estudies bien qué régimen de guarda y custodia se va a establecer y porqué. Debéis saber si la decisión que habéis tomado ha sido por un interés egoísta o si lo habéis meditado pensando en los menores. Sólo así llegaréis a la mejor solución.

Abrir chat
Powered by