Lo que NO debes hacer para que tu divorcio de mutuo acuerdo salte por los aires

Introducción:

Hasta ahora hemos ido explicando qué pasos hay que seguir para tramitar un divorcio express, pero creemos que es importante que contemos qué prácticas no son las adecuadas para poder llevar a buen puerto tu divorcio. Nos hemos encontrado situaciones en las que parecía que todo iba a ir bien y que se podría tramitar el divorcio de mutuo acuerdo, pero finalmente veíamos como todo se venía abajo y se acababa en un divorcio contencioso, con todo lo que ello conlleva.

Sabemos que nadie empieza un procedimiento judicial largo y costoso por gusto, así que los motivos por los que un posible divorcio express acaba en uno contencioso no puede ser otro que el error a la hora de gestionar la situación. O más bien dicho, el no saber cómo afrontar diversos aspectos de un divorcio. No tenemos ninguna duda que con más información por parte de los cónyuges, muchos divorcio contenciosos se podrían evitar.

En este blog tratamos de exponer los puntos clave que debe tener todo convenio regulador y cuáles son las líneas rojas que cada uno de estos extremos tiene. Si seguís nuestros consejos te aseguro que podréis evitar un proceso contencioso y podréis llevar a buen puerto vuestro divorcio express.

Que digamos tan alegremente que estamos seguros de que con una serie de pautas el divorcio podrá ser sin problemas de mutuo acuerdo, es debido a que tras llevar varios cientos de divorcios, nos hemos dado cuenta de que aquellos divorcios en los que no hay hijos menores  común, es muy raro que el procedimiento derive en un divorcio contencioso. Cada vez se tiene más claro por parte de todos que si uno de los dos se quiere divorciar, el divorcio se va a llevar a cabo, por lo tanto, aunque sigue habiendo algún caso puntual, es raro encontrarse en la situación en la que uno de los dos no acepta el divorcio de mutuo acuerdo y fuerza a la otra persona a iniciar un divorcio contencioso.

También cada vez es más frecuente que las parejas tengan claro cómo van a distribuir todos aquellos bienes que tienen en común y eso también hace que sean pocos los casos cuya causa para iniciar un divorcio contencioso sea la repartición de los bienes o lo que en derecho se llama la liquidación de los bienes. En lugares como Catalunya o Baleares donde el el régimen económico es el de separación de bienes, pocas veces hemos visto discusiones sobre este punto y en cuanto al resto del país, la práctica nos demuestra que son muy pocas las parejas que acaban rompiendo negociaciones solo por la liquidación de la sociedad de gananciales.

Podríamos pensar que la liquidación de bienes por si sola podría ser un foco de conflicto importante, pero la verdad es que los problemas vienen siempre de la mano de la regulación de los hijos menores. Es decir, se discute sobre quién va a vivir en el domicilio conyugal con los hijos, pero poco se discute si en esa vivienda no tienen que convivir menores, pues en la mayoría de los casos la solución pasa por vender el inmueble, ya sea a terceros o entre los miembros de la pareja.

Dicho lo anterior, ya tenemos claro que lo importante es saber regular bien los acuerdos que traen causa en la relación de los progenitores con los hijos menores de edad. Por eso, vamos a analizar cuáles son los aspectos más importantes y cómo evitar ir a la guerra sabiendo hasta dónde podemos estirar la cuerda a la hora de negociar el divorcio express.

Antes de empezar queremos recordarte que no debes perder nunca de vista que el interés primordial es el de tus hijos menores y no el tuyo propio, así que teniendo claro este aspecto, empecemos:

Pensión de alimentos:

Quizá el punto más problemático de todos, el que seguro que hace que un divorcio de mutuo acuerdo bien encaminado, estalle por los aires. Es la duda más frecuente a la hora de elaborar un convenio regulador de mutuo acuerdo: ¿Cuánto se tiene que pagar de pensión de alimentos? Para responder a esta pregunta lo primero que tienes que hacer es plantearte esta otra pregunta: ¿Qué necesidades económicas tienen mis hijos? y acto seguido esta otra: ¿Qué capacidad económica tenemos ambos para hacer frente a esos gastos?

Para llegar a un acuerdo sobre este punto es importante desgranar todos los gastos de los menores y hacer un reparto equitativo entre ambos cónyuges. No hay una posición clara en la jurisprudencia sobre qué cuantías hay que establecer, pues cada caso es diferente, pero sí que se coincide que dicha pensión de alimentos debe suponer entre un 30-35% del sueldo de quien está obligado al pago, estableciendo como mínimo el pago de 150 Euros, el cual se considera el mínimo vital de subsistencia. Por debajo de esta cantidad ningún juez va a otorgar una pensión de alimentos, y tampoco se va a tramitar un divorcio de mutuo acuerdo con una pensión de alimentos por debajo de esta cantidad.

Por supuesto, siempre hay matices a esta regla no escrita de que la pensión de alimentos debe suponer un 30-35% del salario, por eso os dejo en este enlace una calculadora elaborada por el Consejo General del Poder Judicial, para que os sirva de orientación a la hora de decidir qué pensión de alimentos se va a incorporar en el convenio regulador de mutuo acuerdo. Si hacéis uso de esta herramienta os fijaréis que el resultado está por debajo de ese porcentaje del que hablamos, pero si accedéis a la parte de información sobre el uso de esta calculadora, veréis que no se están teniendo en cuenta gastos de la vivienda ni de educación, que harán que se incremente la cuantía.

Precisamente son estos gastos en educación otro de los focos de conflicto a la hora de negociar el divorcio. Veamos el porqué.

Gastos extraordinarios:

Los gastos extraordinarios vienen siempre regulados en el convenio regulador estableciendo como norma general que se pagarán al 50%. Pero el problema no viene por el porcentaje que debe pagar cada uno, si no sobre qué conceptos hay que abonar esos gastos extraordinarios.

Como ya hemos adelantado vamos a centrarnos en los más problemáticos que son los gastos derivados de la educación de los menores. Ya hicimos una entrada hablando sobre quién debe hacer frente a estos gastos de educación, pero queremos dejarlo claro en esta entrada y hacer un brevísimo resumen para que no haya más dudas al respecto.

Vamos a partir de la base de que un gasto extraordinario es aquel que no es ni predecible ni, por lo tanto, recurrente. No importa la periodicidad, puede ser mensual, trimestral o anual, con lo cual ya vemos por donde podemos empezar a acotar qué es un gasto ordinario y qué es un extraordinario en el ámbito de la educación. Así pues, no tenéis porqué discutir más sobre la matrícula, las actividades escolares que ya venían haciendo los hijos antes del divorcio, o la compra de los libros de texto, pues todos ellos son gastos predecibles y recurrentes, con lo que no cabe duda de que están incluídos dentro de la pensión de alimentos.

Fíjate que hemos querido diferenciar las actividades extraescolares que ya vienen realizando los menores antes del divorcio, de aquellas que se van a realizar a posteriori, pues las primera sí que son un gasto predecible y por lo tanto se pueden tener en cuenta a la hora de fijar la pensión de alimentos, mientras que las que se realizan después del divorcio, incluídas las clases de repaso, la jurisprudencia las ha venido considerando como gastos extraordinarios y por lo tanto deben pagarse a medias entre ambos progenitores.

Obviamente siempre se podrá pactar otra cosa distinta, pero en ningún caso se podrá exigir y por lo tanto, ir a un divorcio contencioso por no llegar a un acuerdo sobre este punto no tiene ningún sentido, pues el juez lo va a incluir dentro del pago de la pensión de alimentos.

Guarda y Custodia:

Este punto plantea menos problemas que el anterior ya que generalmente las parejas tienen bastante claro cómo quieren regular el régimen de guarda y custodia. Pero si no es tu caso debes tener en cuenta algunos aspectos:

En primer lugar, si tu lugar de residencia es cualquier ciudad o pueblo de Catalunya, debes saber que la guarda y custodia compartida es el régimen ordinario, es decir, si quieres ir a juicio para conseguir una guarda y custodia en exclusiva deberás justificar muy bien el porqué la otra parte no merece gozar de este derecho de la custodia compartida. Por lo tanto, si no estás en esa situación no tiene mucho sentido que vayas a juicio por eso, a no ser que se cumplan alguno de estos criterios:

  • Que el bebé sea lactante (si no lo es, cada vez hay más jueces que otorgan la custodia compartida con hijos de 1 año de edad) y por lo tanto necesite estar todo el tiempo con la madre.
  • Que la distancia entre los domicilios de los cónyuges sea tal que establecer este tipo de custodia compartida cause un perjuicio a los menores.
  • Que la vivienda de uno de los dos no esté adecuada para satisfacer las necesidades de los menores.
  • En su día ya hicimos una entrada en la que desarrollamos estos puntos por si necesitas ampliar la información.

Así pues, si estás en alguno de estos supuestos y la otra parte no está por la labor de acordar una custodia compartida, tampoco tiene demasiado sentido que vayas a un juicio por eso, ya que el juez lo más probable es que lo desestime.

Lo que NO debes hacer para que tu divorcio de mutuo acuerdo salte por los aires
Lo que NO debes hacer para que tu divorcio de mutuo acuerdo salte por los aires

Vivienda:

Por último hemos dejado el tema de la vivienda ya que generalmente no causa muchos problemas si se tiene claro el régimen de custodia que se va a aplicar. Si no es así, estamos ante otro foco de conflicto importante. Aún así,  suponemos que ya te has leído la entrada y tienes las cosas un poco más claras así que debes saber que la vivienda se va a otorgar a aquel progenitor que ostente la guarda y custodia de los menores o a aquel que esté en una situación económicamente más desfavorecida.

En los casos de custodia compartida, se puede o optar por 3 soluciones:

  • Vender la vivienda, ya sea a un tercero o entre los cónyujes.
  • Que se atribuya el uso de la vivienda a uno de los dos y el otro progenitor se busque una nueva vivienda.
  • Que se establezca un piso nido del que ya hablamos también.

Te dejamos esta entrada donde hablamos precisamente de este asunto con más detalle.

Conclusión:

Llegados hasta aquí solo te podemos decir que pienses bien si te merece la pena o no iniciar un divorcio contencioso y si tus pretensiones se ajustan a la realidad jurídica de nuestros juzgados, porque ir a un Juicio a sabiendas que no vas a conseguir ninguna de tus pretensiones puede ser muy frustrante además de agotador. Si tienes alguna duda, contacta con nosotros y te ayudaremos.


Si lo prefieres también puedes contactar con nosotros mediante este formulario


    *Campos obligatorios

    El registro de la web implica la aceptación de su Política de Privacidad.

    Ver política de privacidad
    The rating of divortium.es at Trustprofile Reviews is 9.8/10 based on 12 reviews.
    Abrir chat