Régimen de visitas en el divorcio

Vamos a tratar uno de los puntos más importantes y esenciales que debe regularse en cualquier procedimiento de divorcio a través del convenio regulador, sea de mutuo acuerdo o contencioso, en los que existan hijos menores de edad, ya que el régimen de visitas va a determinar cuánto tiempo van a pasar los menores con el progenitor no custodio en el caso de establecerse una custodia exclusiva para uno de los cónyuges.

En primer lugar deberemos diferenciar si estamos ante un régimen de guarda y custodia monoparental o bien ante una guarda y custodia compartida. Esto es importante puesto que en un régimen de guarda y custodia monoparental el régimen de visitas suele ser más restrictivo, pues la mayor parte del tiempo los menores están con el progenitor custodio. En un régimen de guarda y custodia compartida lo habitual es que el menor pase el mismo tiempo con ambos progenitores, con lo cual no es que haya un régimen de visitas propiamente dicho, si no que se debe redactar el acuerdo de divorcio de manera que los menores pasen el mismo tiempo con ambos progenitores.

En segundo lugar, es importante tener en cuenta la edad de los menores, pues no es lo mismo un hijo o hija de 1 año que otro de 6 u otro de 14 años. Cada etapa en la edad de los hijos requiere unas necesidades determinadas y se establecerá el régimen de visitas en función de esas necesidades del menor. Básicamente la edad de los menores va a influir en la pernocta con el progenitor no custodio o incluso en la conveniencia de retrasar la guarda y custodia compartida. Estamos hablando de casos en los que los menores son aún lactantes y por lo tanto deben pasar más tiempo con la madre. En estos casos, no suele acordarse un regimen de visitas con pernocta ni guarda y custodia compartida, atendiendo a la corta edad de los niños, pero eso no significa que en el acuerdo de divorcio se establezca que una vez cumplida cierta edad (normalmente superior a los 2 o 3 años) se cambie automáticamente el régimen de visitas por otro que sí contemple días con pernocta e incluso que se cambie el régimen de guarda y custodia monoparental, por una compartida.

Por otro lado, si hablamos del régimen de visitas de adolescentes, entendiendo como tales a los menores que alcanzan los 14 años, debemos tener en cuenta que a pesar de seguir siendo menores de edad, ya tienen un entendimiento suficiente como para saber con qué progenitor quieren pasar más tiempo, pero ojo porque eso no significa que puedan imponer su criterio, no olvidemos que siguen siendo menores de edad. Pero si que se les tendrá en cuenta a la hora de decidir qué régimen de visitas es el más adecuado, sobre todo en los procedimientos de divorcio contencioso, donde no es raro ver cómo el juez solicita poder hablar con el menor y tener así una idea del régimen más adecuado para él.

A medida que los hijos crecen, cambian las circunstancias, algo que va a obligar a los progenitores a tomar decisiones sobre la conveniencia o no de ir adaptando el régimen de visitas a estos cambios. Las decisiones deben ser tomadas siempre en interés del menor, nunca en un interés egoísta de cada progenitor. Estas circunstancias cambiantes pueden ser por ejemplo las actividades extraescolares a las que pueda acudir el menor y que por lo tanto pueda afectar, o no, a los días intersemanales con pernocta establecidos. Si somos conscientes de ello, todas estas circunstancias y cambios en la edad deben ser previstos en el convenio regulador, estableciendo un régimen de visitas que se adapte a cada etapa vital del menor.

Una vez los hijos pasan a ser mayores de edad, no tiene ningún sentido seguir con el régimen establecido en el convenio regulador, sea derivado de un divorcio de mutuo acuerdo o contencioso, pues nada obliga a esa persona ya adulta a cumplir con ese convenio.

Nuestro consejo siempre va a ser que a la hora de pensar en qué régimen de visitas vais a establecer, penséis únicamente en el interés de vuestros hijos, por encima de vuestros intereses individuales y ante cualquier duda no dudéis en consultarnos; os ayudaremos a establecer el mejor régimen posible atendiendo las particularidades de cada situación.

¿Cómo debe llevarse a cabo el intercambio de los menores en caso de vivir en ciudades distintas?

Nos dirigimos hacia una sociedad donde el teletrabajo cobrar un protagonismo cada vez más importante. Este hecho junto al precio desorbitado de las viviendas en ciertas localidades y ciudades va a provocar que la gente deje de buscar viviendas cerca del puesto de trabajo para pasar a vivir ahí donde las viviendas sean más económicas.

Quizá te veas reflejado/a en esta situación y te preguntas qué ocurre si te mueves a otra ciudad distinta a la que vive tu ex pareja. Quizá esa situación ya la estás vivienda desde antes de la pandemia por Covid-19 y nunca has tenido claro del todo cómo se debe gestionar el régimen de visitas estando ambos vivienda en ciudades distintas.

Esta cuestión no viene regulada en ninguna norma, lo que hace que debamos estudiar la jurisprudencia para saber cómo resolver este tipo de situaciones.

El Tribunal Supremo, el más alto tribunal de nuestro país, ha establecido los criterios que se deben tener en consideración a la hora de determinar cómo gestionar el régimen de visitas cuando ambos progenitores viven en distintas ciudades, considerando distintas soluciones atendiendo a la disparidad de casos que se pueden dar.

Insta el Tribunal Supremo al común acuerdo de las partes, para determinar en qué lugar deben llevarse a cabo los intercambios de los menores y quién debe relizar y costear estos desplazamientos. Todo ello siempre que no se viole el superior interés de los menores del que siempre hablamos en este blog.

De no ser posible llegar a un acuerdo el Tribunal Supremo llega a dos soluciones alternativas que recomendamos que apliques si crees que éste es un punto que puede volar por los aires la negociación de tu divorcio express.

Por un lado uno de los dos progenitores se encargue de recoger y retornar a los menores al lugar estipulado y que el otro cónyuge se haga cargo de una compensación económica destinada a sufragar el coste que eso supone.

La otra alternativa que plantea el Tribunal Supremo es que uno de los dos sea quien recoja a los menores y el otro quien los vaya a buscar ahí donde estén. Esta solución está pensada para aquellos progenitores cuyos ingresos no son muy altos y la distancia a recorrer sea considerable.

Incluso plantea una tercera alternativa que para menores de edad en una edad pre adolescente y adolescente parece una buena solución y es que éstos viajen solos y que se haga uso del servicio de acompañamiento de menores que ponen a disposición las compañías aéreas y ferroviarias.

¿Qué hay que tener en cuenta  a la hora de tomar una decisión sobre cómo gestionarlo?

En primer lugar, como siempre decimos, se debe respetar el interés superior del menor. Esta premisa es sagrada e inquebrantable. Apartad vuestros intereses personales y pensad en qué es lo mejor para vuestros hijos.

En segundo lugar debe de existir un reparto equitativo de las cargas que supone desplazarse a una ciudad diferente, es decir un reparto igual de los costes que esa situación supone, y eso pasa por las soluciones que plantea el Tribunal Supremo y que ya hemos visto en el apartado anterior.

Intercambio de los menores y gastos de desplazamiento

Uno de los problemas que vemos habitualmente en el despacho, una vez que el divorcio ya se ha firmado, versa sobre cómo se debe realizar el intercambio de los menores de edad y qué ocurre si hay que desplazarse a otro pueblo y ese desplazamiento genera unos gastos.

Como ves, este conflicto viene dado por no especificar correctamente en el Convenio Regulador, cómo se va a actuar ante esta situación. De ahí la importancia de tener claros todos los puntos que deben regularse ahí, negociarlo previamente y asegurarse de que queda plasmado en el acuerdo.

Después de leer esta entrada esperamos que te haya quedado más claro cómo debe regularse el intercambio de los menores, y quién debe hacer frente a los gastos que un desplazamiento genere. Por supuesto, debes entender que los intercambios no deben alterar demasiado el desarrollo de los niños, así pues te pedimos por favor que antes de poner problemas a tu ex-pareja por como se va a llevar a cabo ese intercambio, pienses antes en tus hijos, que son los que más van a sufrir las consecuencias de vuestros divorcio, aunque éste sea un divorcio express.

Tanto si optáis por una custodia exclusiva para uno de los, como si os decantáis por una guarda y custodia compartida, debéis establecer un régimen de visitas adecuado y conforme a las necesidades del menor para que pueda pasar el mayor tiempo posible con ambos.

Una vez se produce la separación pueden ocurrir dos cosas: O bien que los dos viváis en el mismo pueblo o ciudad o que por el contrario, sea necesario desplazarse a otra localidad para poder cumplir con el régimen de visitas. Incluso nos podemos encontrar con la situación en la que uno de los dos viva lo suficientemente lejos del otro como para que se cumpla el régimen de vistas se deba coger un tren o un avión.

Las controversias vienen dadas por quién debe asumir el coste de ese desplazamiento. Un coste que como hemos visto, en determinadas circunstancias será elevado. Pero primero de todo dejemos aclarado un aspecto: ¿Cómo deben llevarse a cabo los intercambios? Pues el Tribunal Supremo ya ha zanjado este tema dictaminando que es el progenitor no custodio quién debe recoger a los menores en el domicilio del otro progenitor, y viceversa para volver a llevarse a los menores a donde residan habitualmente.

Debemos tener en cuenta que ésto lo establece el Tribunal Supremo en caso de falta de acuerdo entre ambos.

Este es el extracto de la sentencia de fecha 26 de mayo de 2014:

Cada padre/madre recogerá al menor del domicilio del progenitor custodio, para ejercer el derecho de visita y el custodio lo retornará a su domicilio. Este será el sistema normal o habitual

Cuando a la vista de las circunstancias del caso, el sistema habitual [el sistema prioritario] no se corresponda con los principios expresados de interés del menor y distribución equitativa de las cargas, las partes o el juez podrán atribuir la obligación de recogida y retorno a uno de los progenitores con la correspondiente compensación económica, en su caso y debiendo motivarse en la resolución judicial”.

En el mismo sentido se expresa la sentencia de fecha 21 de marzo de 2018, con lo cual vemos que es un criterio ya consolidado.

Así pues, de esta resolución se desprende que con esta solución el alto tribunal pretende un reparto igualitario de los gastos que supone el desplazamiento de los menores. Se tendrá en cuenta la capacidad económica de ambos progenitores para determinar cómo se repartirán los gastos y se atenderá también al horario laboral de cada uno, sin perder de vista que el interés que se va a salvaguardar primero va a ser el de los menores.

De este modo, atendiendo al criterio de capacidad económica nos podemos encontrar con jueces que establezcan que los gastos de desplazamiento, sean los que sean, no se paguen al 50% sino en proporción al sueldo de cada uno de los progenitores.

La intencionalidad de ese criterio es que no se cargue a uno de los dos con un coste mayor para poder ver a sus hijos, pues en ocasiones el progenitor no custodio ha tenido que incumplir el régimen de visitas por no poder hacer frente al pago de los gastos que eso supone. Esta situación finalmente deriva en que los menores no pueden estar con el progenitor no custodio y se cause un evidente perjuicio para los menores.

El Tribunal Supremo ha tenido que asentar un criterio unánime debido a las diferentes sentencias contradictorias que existían hasta entonces entre las diferentes Audiencias Provinciales, y debido también a que cada vez más se establecía como norma general que el progenitor no custodio se debía hacer cargo de llevar y recoger a los menores al domicilio del progenitor custodio. Con esta solución se ha encontrado una respuesta más justa a la problemática sobre cómo debe desempeñarse el régimen de visitas.

Es por eso que creemos que la mejor solución, para evitar problemas futuros es llegar a un acuerdo sobre cómo se va a proceder ante estas situaciones y cómo se va a sufragar el coste que suponga el desplazamiento de los menores. El divorcio express tiene sus ventajas, como ya vimos, pero creo que la más destacable es el hecho de que si ambos habéis llegado a un acuerdo y los dos estáis conformes porque se ha realizado libremente, será difícil que ese Convenio se incumpla.

Si crees que se ha quedado alguna cuestión en el tintero, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para que te ayudemos a establecer el mejor régimen de visitas posible para que no se perjudique a los menores y en la medida de lo posible tampoco a vosotros.

Régimen de visitas de los abuelos

Cada vez sois más los que nos preguntáis cómo se regula el régimen de visitas de los abuelos y si éste es importante que figure o no en el convenio regulador; y es que éste no es un tema baladí pues si ninguno de los dos cónyuges especifica nada o directamente se niega el derecho de los abuelos a visitar a sus nietos parece como que ese es el régimen general que va a regir las relaciones entre abuelos y nietos, y ni mucho menos es así pues la ley siempre protege el interés del menor y dentro de ese interés está el de poderse relacionar con todos los miembros de su familia, ya sea hermanos, tíos y por supuesto abuelos.

Así pues, los problemas que puedan tener los hijos con sus padres o las ex-parejas con sus ex-suegros para nada deben afectar a la relación de los menores con sus abuelos. Está totalmente prohibido que se impida expresamente en el convenio que los abuelos puedan ver a sus nietos y por ese interés superior del menor no está de más que se regule también en el convenio regulador, cuál va a ser el régimen de visitas de los abuelos, que entendemos que no será tan frecuente como el del progenitor no custodio, pero sí que gozará de una cierta frecuencia para que ese vínculo abuelo-nieto no se debilite, siempre atendiendo a las actividades e intereses del menor

Los criterios que valorará el Juez para conceder un régimen de visitas a los abuelos se tendrán en cuenta las siguientes circunstancias:

  • La edad del menor, ya que no es lo mismo, un niño recién nacido o de corta que edad que un adolescente de 16 años.
  • La relación que ya existe entre los abuelos con sus nietos.
  • El régimen de visitas establecido para el progenitor no custodio.
  • Si se puede probar que los abuelos pueden influir en una mala relación entre los hijos entonces estaremos ante lo que la ley considera una justa causa para limitar o directamente negar el derecho de visita de los abuelos.

Ésta es la normativa que rige en el régimen de visitas de los abuelos a nivel estatal:

Artículo 90

1. El convenio regulador a que se refieren los artículos 81, 82, 83, 86 y 87 deberá contener, al menos y siempre que fueran aplicables, los siguientes extremos:

a) El cuidado de los hijos sujetos a la patria potestad de ambos, el ejercicio de ésta y, en su caso, el régimen de comunicación y estancia de los hijos con el progenitor que no viva habitualmente con ellos.

b) Si se considera necesario, el régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos, teniendo en cuenta, siempre, el interés de aquéllos.

Artículo 94

El progenitor que no tenga consigo a los hijos menores o incapacitados gozará del derecho de visitarlos, comunicar con ellos y tenerlos en su compañía. El Juez determinará el tiempo, modo y lugar del ejercicio de este derecho, que podrá limitar o suspender si se dieren graves circunstancias que así lo aconsejen o se incumplieren grave o reiteradamente los deberes impuestos por la resolución judicial.

Igualmente podrá determinar, previa audiencia de los padres y de los abuelos, que deberán prestar su consentimiento, el derecho de comunicación y visita de los nietos con los abuelos, conforme al artículo 160 de este Código, teniendo siempre presente el interés del menor.

Artículo 160

2. No podrán impedirse sin justa causa las relaciones personales del menor con sus hermanos, abuelos y otros parientes y allegados.

Y ésta es la normativa que rige en Catalunya que como ya hemos dicho en anteriores ocasiones tiene un régimen específico que regula el Derecho de Familia y en concreto los Divorcios.

Artículo 236-4 Relaciones personales

1. Los hijos y los progenitores, aunque estos no tengan el ejercicio de la potestad, tienen derecho a relacionarse personalmente, salvo que los primeros hayan sido adoptados o que la ley o una resolución judicial o administrativa, en el caso de los menores desamparados, dispongan otra cosa.

2. Los hijos tienen derecho a relacionarse con los abuelos, hermanos y demás personas próximas, y todos estos tienen también el derecho de relacionarse con los hijos. Los progenitores deben facilitar estas relaciones y solo pueden impedirlas si existe una justa causa.

3. La pretensión para hacer efectivos los derechos a que se refiere el presente artículo debe sustanciarse, siempre y cuando no proceda hacerlo en un procedimiento matrimonial, por los trámites del procedimiento especial sobre guarda de menores. La autoridad judicial puede adoptar, en todo caso, las medidas necesarias para garantizar la efectividad de estas relaciones personales.

Artículo 236-5 Denegación, suspensión y modificación de las relaciones personales

1. La autoridad judicial puede denegar o suspender el derecho de los progenitores o de las demás personas a que se refiere el artículo 236-4.2 a tener relaciones personales con los hijos, así como puede variar sus modalidades de ejercicio, si incumplen sus deberes o si la relación puede perjudicar el interés de los hijos o existe otra justa causa. Existe justa causa si los hijos sufren abusos sexuales o maltrato físico o psíquico, o son víctimas directas o indirectas de violencia familiar o machista.

2. La entidad pública competente puede determinar como deben hacerse efectivas las relaciones personales con los menores desamparados e, incluso, suspenderlas si conviene al interés del menor.

¿Cómo se regulan las vacaciones con los menores en un divorcio? ¿Es necesario autorización para viajar?

El periodo de vacaciones se establecerá en función del horario escolar de los menores y no de las vacaciones de los progenitores. Es decir, son éstos los que se deben amoldar al horario del menor y no al revés.

Si no se ha establecido un régimen distinto en la sentencia de divorcio contencioso o en el convenio regulador del divorcio realizado de mutuo acuerdo, la norma general es que el menor pase la mitad de las vacaciones con cada progenitor. Para determinar los periodos, la práctica es que se establezcan esas mitades a cada uno de los progenitores en función de si el año en curso es par o impar.

Por ejemplo, que el menor esté la primera quincena de agosto con el padre los años pares y con la madre los impares y la segunda a la inversa. Y así para todo el periodo vacacional, ya sea de verano o de semana santa y Navidad. Recuerda que el período a tener en cuenta es el vacacional del menor, así pues en Semana Santa los menores están 2 semanas de vacaciones, pudiéndose repartir los progenitores las vacaciones del menor de la siguiente manera: La primera semana de los años pares el progenitor custodio y los impares el progenitor no custodio y como consecuencia la segunda semana de los años pares el menor estará con el progenitor no custodio.

Otra gran duda que tiene la gente cuando tramita su divorcio, sea de la modalidad que sea, es qué requisitos se necesitan para poder viajar con el menor. Pues bien, cabe decir que la jurisprudencia no obliga a que exista una autorización expresa del otro progenitor si el viaje se va a realizar dentro del periodo de vacaciones estipulado en el convenio regulador, pero eso sí los agentes de los controles fronterizos pueden solicitar dicha autorización. Ése “pueden” nos hace recomendarte encarecidamente que tengas esa autorización, pues quizá no te la piden nunca y puedes disfrutar de unas bonitas vacaciones con tus hijos, o por el contrario, te la solicitan, no la tienes, y te arruinan las vacaciones.

Este requisito sólo es recomendable para viajes al extranjero ya que dentro del territorio español raramente os van a poner en problemas por no disponer de dicha autorización. Eso sí, si el viaje se va a realizar fuera del periodo vacacional, sí va a ser necesaria siempre la autorización del otro progenitor para poder viajar.

Baste decir que para poder viajar fuera de la Unión Europea será imprescindible que el menor de edad disponga de pasaporte y para eso sí que será necesario el consentimiento de ambos progenitores.

Si por alguna razón queremos que dicha autorización sea exigible en todos los casos, entonces deberemos simplemente dejarlo señalado en el convenio regulador y será de obligado cumplimiento entre ambas partes, pudiendo el juez establecer sanciones económicas para quien no respete este requisito.

Así pues, si sigues nuestra recomendación y obtienes siempre una autorización del otro progenitor, nunca vas a sufrir por si los agentes aduaneros pueden arruinarte o no las vacaciones. Teniendo en cuenta que el divorcio se ha realizado de mutuo acuerdo, seguramente no exista problemas para obtener dicho permiso. No olvidemos que siempre debemos actuar en beneficio de los menores, nunca en beneficio propio.

Si necesitas más información visita las siguientes entradas que te ayudarán a entender mejor cómo se tramitará tu divorcio express:
¿Qué nos diferencia de otras webs de divorcio express?
Lo que NO debes hacer para que tu divorcio de mutuo acuerdo salte por los aires
¿Qué ventajas tiene el divorcio express?
Divorcio Express, como tramitarlo

También puedes contactar con nosotros con el siguiente formulario

Solucionaremos tus dudas y te ayudaremos con tu Divorcio Espress

    *Campos obligatorios

    Aceptación de su Política de Privacidad.

    Maria Carmen Dominguez
    Maria Carmen Dominguez
    02/10/2023
    Trustindex verifica que la fuente original de la reseña sea Google.
    Atenció personalitzada i profesional en tot el procés. Recomanable 100%
    Verónica
    Verónica
    18/04/2023
    Trustindex verifica que la fuente original de la reseña sea Google.
    Recomendable al cien por cien. Muy agradecida con la paciencia y el trato cercano de Sergi. La información, la manera tranquila de enfocar el tema y su rapidez de respuesta ante las dudas y preguntas que van surgiendo durante el proceso, hacen que algo delicado se haga un poco más sencillo. Muchas gracias, Sergi.
    sonia RODA
    sonia RODA
    16/04/2023
    Trustindex verifica que la fuente original de la reseña sea Google.
    Son profesionales y atentos con la situación que les plantees, son resolutivos
    Eva Játiva Millán
    Eva Játiva Millán
    12/04/2023
    Trustindex verifica que la fuente original de la reseña sea Google.
    Gestión trámite separación rápida, sin ningún tipo de problema. Sergio atento y cercano en todo momento. Recomendado.
    AMG Piojillos
    AMG Piojillos
    23/03/2023
    Trustindex verifica que la fuente original de la reseña sea Google.
    Gran profesional. Me acaba de llevar el tema de mi divorcio y todo a sido facil y rápido. Muy recomendable.
    alex muñoz avellaneda
    alex muñoz avellaneda
    15/03/2023
    Trustindex verifica que la fuente original de la reseña sea Google.
    Todo perfecto, muy amables y resolviendo cualquier duda y pacientes. Y haciendo todo el proceso más fácil. Lo recomiendo.
    Ismael Gamez
    Ismael Gamez
    13/02/2023
    Trustindex verifica que la fuente original de la reseña sea Google.
    Muy buena experiencia, han estado atentos en todo momento y solucionado los pequeños problemas que nos han ido surgiendo. recomendable al 100x100
    Nuestra puntuación en divortium.es a Trustprofile Opiniones es 9.6/10 basado en 67 opiniones.
    Scroll al inicio